¡¡ Madre mia !! Que convento!!!

Divertida obra de teatro la que tuvo lugar el sábado 11 de mayo en el TMC de Barberà del Vallès por el grupo de teatro “La LLauna”. Magnífica interpretación por el grupo infantil de ” La LLauna ” por su frescura a la hora de interpretar y por dar fe que el teatro no morirá nunca. No menos genial la colaboración de la “Coral Units pel Cant” de Barberà, nuestra coral que siempre nos deleitan con sus canciones. Que decir de ese informal convento con sus monjas pintorescas (Yolanda Rodriguez, Maribel Pérez, Mària Garrido,  Dolores Salvador, Silvia Nóbrega, Raquel García, Anabel Montero, Fefi Roblerillo, Isabel Mena) las que con su forma distinta de ver a una monja nos hicieron reír y disfrutar de una velada llena de enredos con final feliz. Los frailes (Daniel Pérez y Adrián Martínez) llamaron la atención con su gracia andaluza y su acento gallego, dando otro color a ese convento de monjas. Gracias a las novicias (Ariadna Plans y Aina Gómez) que con broma y con ironía tocaron temas muy serios y actuales pero que por suerte en esta ocasión terminaron bien. La madre superiora (Lola Escobias) nos hizo creer en todo lo que una madre superiora tiene que aguantar en cualquier convento, pero más en este donde la cordura brillaba por su ausencia. El padre Carmelo fue el personaje donde todos vimos al típico cura que aparte de ser venerado por todos, aprovecha la situación para sacarle provecho (genial interpretación a cargo de Jordi Sancho).  Como en todas las historias, tienen que haber personajes malos o desagradables, en esta ocasión fueron la Sra. Patiño y Ricardo (Manoli Barrera y Jonatan Martín) quienes hicieron un papel de malos con mucho sentimiento, hasta el punto de cogerles manía (pero manía teatral). Pilar (Kattie Cardona de 6 años) fue quien nos hizo sentir ternura, diversión y alguna que otra lagrima. La guinda la puso esa hermana un poco ligera de cascos, Sor Rita (Favy Galindo) con su lengua poco común en un convento que con sus líos y sus historias hizo que a más de uno nos hiciera daño la quijada de tanto reír.

En conjunto todos hicieron magia esa noche. Pudimos ver en ellos el fruto de sus ensayos y esa gran voluntad de tenernos ausentes de nuestros problemas durante las tres horas de obra divina y disfrutando de ese arte que todos llevan en su ser.

 

Felicidades “La LLauna”. Os merecéis ese aplauso que el teatro en pleno os dio y seguir trabajando para disfrute de todos nosotros, pero más para el disfrute vuestro al subir a un escenario.

 

 

Jordi Soley Moncada

 

Deixa un comentari

Aquest lloc web fa servir galetes perquè tingueu la millor experiència d’usuari. Si continueu navegant esteu donant el vostre consentiment per a l’acceptació de les esmentades galetes i l’acceptació de la nostra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies