Barberà un autèntic aparador o com es finança una campanya electoral

Des de aquest diari havien pres la decisió de fer un article sobre la macro campanya electoral pel que fa la quantitat de pancartes, cartells i banderoles penjades en fanals de tota la ciutat i inclús als arbres (mai vist abans). Tot s’ha de dir que no tots els partits polítics han fet el mateix us, doncs només s’ha de donar un cop ull per veure quin color és el que predomina o sobresurt. Però ha arribat a les nostres mans un article d’opinió d’una ciutadana de Barberà i hem optat per donar-li veu, transcrivim tot seguit el seu article que confiem sigui del vostre interès:

 

¿CÓMO SE FINANCIA UNA CAMPAÑA ELECTORAL?

Tengo 40 años y la inmensa suerte de contar con excelentes amigos muy competentes en sus tareas profesionales. Éste pasado domingo, con motivo de la fiesta de la bicicleta, vinieron a mi casa un grupo de ellos: una abogada, otro catedrático de economía y el tercero doctor especializado en medicina deportiva, que no viven en Barberà y hacía bastante tiempo que no venían a nuestra ciudad.

 

Cuando salimos hacia la plaza de la Vila a recoger nuestras acreditaciones, mi amiga abogada me hizo notar la cantidad de carteles electorales colgados en diferentes soportes por todas las calles. En tono jocoso me dijo:

  • ¡Oye¡ Barberà parece una paleta de pintor fovista: rojos encima de morados, amarillos al lado de azules, algún violeta pálido enfrente de otro naranja y, sobre todo, veo mucho color verde.

A lo que mi amigo economista remachó, con su socarronería indisimulada:

  • ¿Quiénes son los del color verde? ¿Tantos nostálgicos del franquismo tenéis en Barberà?

Una carcajada unió sus gargantas, mientras nos entregaban nuestras dorsales

No, hombre, no. Aquí el verde es el color de una plataforma local que gobierna la ciudad desde hace 4 años.

Ah, ahora entiendo porqué acaban de darnos una camiseta de este color en la mesa de inscripciones, dijo el médico deportivo.Y, con suma ironía añadió – ¿Y pretenden que la ciudadanía no se dé cuenta de ésta burda manipulación? A mí me parece un doping electoral en toda regla y, además promocionado por el ayuntamiento, con dinero público de todos. Disculpad mi deformación profesional, subrayó

 

Como la conversación había derivado a un tono serio, nuestra amiga abogada añadió:

Pues la gente no está suficientemente bien informada de que es delito excederse en los gastos electorales, puesto que estos vienen restringidos por ley.

Si,confirmó con tono académico el catedrático. Los gastos de los partidos están supeditados a lo que establece la LOREG, donde condiciona al 20% del límite de gastos destinados a la publicidad, a través de banderolas y pancartas.

Y añadió:

-El límite de los gastos electorales en que pueden incurrir cada partido es de 0,11 € por habitante, incluyendo las comidas con que algunos obsequian a los suyos, al margen de los gastos de envío de las papeletas electorales a todas las viviendas, para lo cual reciben subvenciones públicas.

Aquí el doctor estuvo alerta y preguntó:

¿Cuántos habitantes sois en Barberà?

33.500, creo.Le respondí.

El economista inmediatamente nos puntualizó:

Esto significa que cada partido de Barberà puede gastar 3.685 €.

 

Nos quedamos pensativos y el doctor dijo:

-Pues parece que algunos no se han leído la ley o se la pasan por el forro y se les ha ido la mano con tanto cartel.

 

Ahí nuestra amiga nos aclaró:

-Si es así, están haciendo un fraude de ley y les puede caer una multa de hasta 50.000 €.

 

¡Qué barbaridad!dijimos al unísono.

-Cuanta ignorancia tenemos sobre estos temas. Dijo el médico

-Cuanta soberbia tienen quienes quieren esconderlo a la ciudadanía.Añadió el economista.

Y cuanta actuación irregular cometen algunos con su ostentación excesiva de medios. Puntualizó la abogada.

 

Entonces, en la distancia, dieron el pistoletazo de salida para el paseo popular en bicicleta. Con un pie en el pedal y otro en el asfalto, les miré y les dije:

¿Me dais permiso para publicar esta conversación?

Por supuesto,me respondieron como un coro. Si los partidos no publican sus gastos electorales, la ciudadanía tenemos la obligación de saber quiénes actúan sin respeto a la ley y sin consideración con los contribuyentes.

Sólo una apreciación, no pongas nuestros nombres, no vivimos en Barberà ni queremos inmiscuirnos.

Por supuesto. Tranquilos, ni el mío pondré. Yo sí vivo aquí y tampoco sería prudente por mi parte que me cogieran manía.

Las bicicletas se estilizaron por las calles de la ciudad y en los árboles, farolas y otros soportes nos vigilaban los candidatos municipales. Sí, efectivamente el color verde sobresalía por doquier, pero ahora ya sé que ni tienen luz verde para hacer lo que quieran ni la ciudadanía está desinformada y exigiremos que nos detallen sus gastos, antes de depositar nuestras papeletas en las urnas.

Manuela Biezma

Deixa un comentari

Aquest lloc web fa servir galetes perquè tingueu la millor experiència d’usuari. Si continueu navegant esteu donant el vostre consentiment per a l’acceptació de les esmentades galetes i l’acceptació de la nostra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies